Disponible en: Catalán

Share

Imprescindible y esperanzadora la carta de Desmond Tutu, arzobispo emérito de Cape Town, premio Nobel de la paz y pieza fundamental para la conciliación entre negros y blancos durante y después del apartheid en Sudáfrica, publicada en el diario israelí Haaretz.

Desmond Tutu
Desmond Tutu, arquebisbe emèrit de Ciutat del Cap

Tutu hace un llamamiento al Mundo y al mismo pueblo deIsrael a boicotear las políticas y proyectos dirigidos a perpetuar la ocupación ilegal de Palestina y la represión de su pueblo. Dice el arzobispo como la multirracial, multiconfesional y multitudinaria manifestación organizada recientemente enCiudad del Cabo, superior a cualquier otra habida contra elapartheid, invitó a los asistentes a corear: “Nos oponemos a la injusticia que supone la ocupación ilegal de Palestina… las matanzas indiscriminadas en Gaza… la humillación a la cual someten a los palestinos…  la violencia perpetrada por todas las partes. Pero no nos oponemos al pueblo judío“, en un intento de recuperar el clima de diálogo, tolerancia y reconciliación que tan beneficioso fue en los años 80 para su propio país, la República Sudafricana.

La misiva hace referencia a la campaña promovida por Avaaz.org, subscrita ya por 1,6 millones de personas que insta a ciertas multinacionales y concretamente a Barclays Bank, ABP, Hewlett Packard (HP), Caterpillar o Motorola Solutions entre otros, que dejen de invertir en proyectos encaminados a mantener la actual situación de injusticia que sufre el pueblo palestino.

“No hay paz imposible cuando la gente tiene la determinación de conseguirla.”

En una emotiva, inteligente y bien documentada exposición, el prelado relata cómo el boicot que sufrió el gobierno sudafricano le obligó a sentarse a dialogar con la facción contraria, pero también cómo solo la postura tolerante, benevolente y conciliadora de un gran líder como fue Nelson Mandela, dispuesto a perdonar lo imperdonable, en contra incluso de la voluntad y los anhelos de sus propios seguidores, hizo posible la paz.

“Las personas unidas detrás de una causa justa son imparables. Dios no interfiere en los asuntos de la gente, esperando que crezcamos y aprendamos resolviendo nuestras dificultades y diferencias por nosotros mismos. Pero Dios no está dormido. Las escrituras judías nos dicen que Dios tiene preferencia por los débiles, los desposeídos, las viudas, los huérfanos, por el extranjero que libera a los esclavos en el éxodo hacia la Tierra Prometida. Fue el profeta Amos quién dijo que tenemos que dejar a la justicia fluir como un río.”

Nelson Mandela
Nelson Mandela, Nobel de la Pau

Al fin, alguien pone un poco de cordura y de esperanza en todo este desconcierto en que está sumido desde hace ya siete décadas este pedacito de Tierra Santa, tan amado por muchos pero tan castigado por los intereses y la intolerancia de unos pocos que tienen sin embargo la sartén, es decir, las armas demasiado bien cogidas por el mango. Acaba el arzobispo recordando una frase del añorado Mandela:

“Los sudafricanos no se sentirán libres mientras los palestinos no lo sean”.

Dedícale un momento de tu tiempo y lee la carta de Desmond Tutu dirigida al Mundo entero y si, como yo, encuentras que lo merece, hazla correr.

https://secure.avaaz.org/es/tutu_to_israelis_free_yourselves/?1408540199

Share