¿Cómo ir tirando cuando no hay esperanza? La respuesta es bien simple. Basta con aceptar que, por malo que sea el hoy y por más que desees no despertar nunca jamás, el mañana es inevitable y nadie te va a prometer que no vaya a ser peor. Continúa >>>