Disponible en: Catalán

Share

Hoy hace 2 años de la primera gran masacre en Gaza. 2 días más tarde, leí esta Carta de un médico noruego y la publiqué en mi Facebook.

Desde entonces, ha habido más bombardeos. Hoy, Gaza es una ciudad derrumbada, aislada del mundo y olvidada por casi todos, el Estado Palestino, una utopía y el palestino, un pueblo condenado al exterminio o a la diáspora porque un libro escrito hace más de 2000 años dice que un dios prometió su tierra a otro pueblo.

He releído la carta y me ha encendido el alma como lo hizo hace 2 años. La he querido copiar en mi Cuaderno en memoria de un pueblo que agoniza entre escombros.

Carta de un Médico Noruego desde Gaza

Mads Gilbert, un médico noruego que ha trabajado de manera intermitente durante 17 años como voluntario en el hospital Shifa de Gaza, escribió una carta en la que pide al presidente estadounidense, Barack Obama, pasar una noche en la ciudad palestina devastada por los bombardeos de Israel.

Mads Gilbert, un médico noruego en Gaza

“Señor Obama: ¿tiene usted corazón? Yo le invito: pase una noche, solo una noche con nosotros en Shifa. Tal vez disfrazado de limpiador”

escribió Gilbert.

La ofensiva israelí sobre la franja de Gaza iniciada el 8 de julio ha dejado más de 1.100palestinos muertos y miles de heridos. Además, según la ONU, más de 200.000 personas han tenido que dejar sus casas.

Esta es la carta completa del doctor Gilbert:

 

Queridos amigos y amigas:

La noche pasada fue extrema. La “invasión terrestre” de Gaza derivó en decenas de furgones con palestinos palestinas con todo tipo de heridas, mutilados, destrozados, desangrándose, temblando; de todas las edades, todos civiles, todos inocentes.

Los héroes en las ambulancias y en todos los hospitales de Gaza están trabajando en turnos de 12 y 24 horas, grises por el cansancio y la carga inhumana de trabajo (sin haber recibido ningún pago en Shifa en los últimos cuatro meses). Atienden, derivan, tratan de entender el incomprensible caos de cuerpos, de tamaños, de miembros, de seres humanosque caminan, o no pueden caminar, que respiran, que no pueden respirar, que se están desangrando, y que no se desangran. ¡SERES HUMANOS! Hoy, una vez más tratados como animales por “el ejército más moral del mundo” (sic).

Mi respeto por los heridos es infinito, en su sobria determinación en medio del dolor, la agonía y el shock; mi admiración por el personal y los voluntarios es infinita también; mi cercanía al sumud (perseverancia) palestino me da fuerzas, aunque por momentos solo quiero gritar, abrazar fuerte a alguien, llorar, oler la piel y el cabello cálido de un niño cubierto de sangre, protegernos a nosotros mismos en un abrazo sin fin… pero no nos podemos permitir eso, y ellos tampoco.

Caras cenicientas… ¡Oh, no! No más cargas de decenas de mutilados y desangrados… todavía tenemos lagos de sangre en el suelo en la sala de emergencias, pilas de vendas empapadas en sangre para limpiar… ¡Oh! los limpiadores… en todas partes, quitando rápidamente la sangre y los tejidos descartados, el pelo, la ropa, las cánulas… los restos de la muerte… todo quitado del medio… para ser preparado nuevamente, para que todo se repita. Más de 100 casos llegaron a Shifa en las últimas 24 horas. Ya es bastante para un gran hospital bien entrenado y equipado con todo lo necesario, pero aquí… casi no hay nada: no hay electricidad, ni agua, ni materiales desechables, ni medicamentos, ni mesas de operación, ni instrumentos, ni monitores… es como si todo hubiera sido sacado de museos de hospitales del pasado. Pero estos héroes no se quejan. Ponen manos a la obra, como guerreros, de frente, inmensamente resueltos.

Y mientras os escribo estas palabras, solo, en una cama, derramo lágrimas, cálidas pero inútiles lágrimas de dolor y de pena, de enojo y de miedo. ¡Esto no puede estar pasando!

Y entonces, justo ahora, la orquesta de la máquina de guerra israelí comienza de nuevo su espantosa sinfonía: salvas de artillería desde los barcos de la marina en la costa, los rugientes F16, los drones enfermantes (los zennanis árabes), los hummers y los molestosapaches. Todo, demasiado, hecho y pagado por los Estados Unidos. Señor Obama: ¿tiene usted corazón? Yo le invito: pase una noche, solo una noche con nosotros en Shifa. Tal vez disfrazado de limpiador. Estoy cien por cien convencido de que cambiaría la Historia. Nadie con corazón y, además, con poder podría marcharse de una noche en Shifa sin la decisión de poner fin a la masacre del pueblo palestino.

Pero los crueles y despiadados han hecho sus cálculos y han planeado otro ataque sobreGaza. Los ríos de sangre van a seguir corriendo la próxima noche. Puedo escuchar que han afinado sus instrumentos de muerte. Por favor: ¡hagan lo que puedan! Esto, ¡esto! no puede continuar.

Mads Gilbert. MD PhD

 

Tal vez este vídeo te ayude a comprender los “sólidos argumentos” que justifican la ocupación de Palestina por el pueblo de Israel:  http://youtu.be/zriC4vOIpPU

Súmate a la campaña de Amnistía Internacional, firma y dale difusión en tus redes socialeshttp://ow.ly/zKmVR

Copia y twittea al secretario de estado de los Estados Unidos de América:

@JohnKerry La diplomacia no es suficiente. Deje de enviar armas a #Israel #StopTheArms over #Gaza

Estadísticas de la guerra de Gaza

Share