Disponible en: Catalán

Share

Publicado en Facebook el 28 de julio de 2013

Hoy es un día muy triste

Los que me conocéis sabéis que amo los animales. Pero tal vez no sabéis del amor que siento por las plantas. De hecho, amé primero a las plantas que a los animales.

Hará ahora unos catorce años que era voluntario de Greenpeace y, como tal, participé en un proyecto conjunto con el GOB de reforestación en la Trapa. Mi tarea era la de coordinar a los voluntarios de Greenpeace con el voluntariado del GOB. Así conocí a Joan Juan, “l’amo de La Trapa” y mi padrino de bodas, y a Carmen, mi mujer.

Hicimos tres grandes cerramientos para proteger las plantas de las cabras, plantamos y regamos muchos arboles y arbustos, los señalizamos con cañas que antes habíamoscortado y pelado en s’Albufera y aprendimos sus nombres en catalán, en castellano y en latín. Pero, sobre todo, aprendimos a amarlos.

Además, tuve el privilegio de pilotar durante toda una noche el barco que las transportó desde Barcelona a Mallorca, el Zorba. Las plantas provenían de un vivero de planta autóctona mallorquina en Girona. ¡Estaba transportando un bosque entero hacia Mallorca! Y ahora este bosque se ha quemado junto con muchos otros bosques y también muchos animales.

Hoy es un día muy triste y he querido dedicarlo a tener un pensamiento para todos los animales muertos en el fuego de Andratx y Estellencs. Y para todas las encinas, pinos, acebuches, algarrobos, madroños, enebros, lentiscos, labiérnagos, aladiernos, palmitos, olivillas y demás seres anónimos que ya no verdean este rincón de nuestra sierra.

Hoy es un día muy triste.

Share