Disponible en: Catalán

Share

Foto de cabecera: Fragmento del Atlas Catalán del cartógrafo mallorquín Cresques Abraham, s. XIV.
Fuente: La Velleta Verda. Mediterrani.

 

Este es, revisado y algo retocado, libre del corsé de los fatídicos 2 folios, el 4º y último de mis trabajos de Historia I del grado de Humanidades de la UOC, presentados durante el 1er semestre del curso 2016/17. Como los otros 3, también se llevó la matrícula. Mira! No me cansa decirlo. De algo hay que fardar y, como ya no puedo hacerlo mucho de físico, pues lo hago de mollera.

Si todavía no has leído los 3 primeros, ya va siendo hora. Aquí tienes los 4 por el orden en que me gustaría que los leyeras:

  1. Homo Sapiens: entre el Fuego y la Fábula
  2. Los Tres Reyes de Oriente
  3. Del Mito al Logos y Viceversa
  4. Mare Nostrum, Mare Mythicum, Mare Magnum

Este trabajo de fin de curso corresponde a la unidad 5: Oriente y Occidente en la Alta Edad Media.

La cosa está complicada en el Mediterráneo, entre los siglos VI y XII: El Imperio Romano hecho trizas; los cristianos que no se ponen de acuerdo sobre cómo creer en lo que creen; los musulmanes que dicen que ni judíos ni cristianos saben de qué van, que el arcángel Gabriel le ha contado la verdad a su profeta y llevan metido entre ceja y ceja dejarlo claro a todo el mundo; los bárbaros europeos dicen que ya basta de imperios y se cargan el romano de poniente, pero entonces ven que no, que el Imperio estaba bien y quieren remendarlo ; los romanos de levante, también llamados bizantinos, que intentan rehacer el Imperio por la costa africana, pero reciben de todas partes y les viene justo aguantar como pueden los embistes de los otomanos, la compostura y las fronteras; el Papa de Roma, cuyos súbditos quieren sacarle los ojos por adúltero, que pide ayuda al nuevo emperador franco…

Todos aman mucho a Dios pero ven herejes por todas partes y reparten palos al vecino; todo el mundo es muy santo… hasta la guerra es santa; y esta pendenciera santidad es la peor herencia que nos ha llegado de toda esta historia

Nada! Que nuestro mar es un verdadero maremágnum, por no decir un follón.

Visto todo esto, tenía que poner a trabajar la sesera para escribir en sólo 2 hojas sobre “concepciones del tiempo, concepciones del poder, arquetipos, modelos imaginarios, ideología de los tres órdenes, ideología de la cruzada“; y así es como lo hice:

 

 

Mare Nostrum, Mare Mythicum, Mare Magnum

“La cooperación humana a gran escala se basa en mitos; la forma en que la gente puede cooperar puede ser alterada si se cambian los mitos.” 1 Yuval Noah Harari 

 

Alejandría, Egipto, s. IV; lugar de encuentro entre Europa y África y punto de colisión entre dos sabios: Atanasio y Arrio; trinidad versus unidad de Dios. La divinidad de Jesús de Nazaret en juego. Pero no es eso, lo que interesa aquí, sino la forma cómo Atanasio explica la sustancia divina: 3 personas distintas en un solo dios; la trifuncionalidad, latente en la mente de los indoeuropeos;

“Un medio -dice Georges Dumézil– de analizar, interpretar las fuerzas que aseguran el curso del mundo y la vida de los hombres”, 2 

que, hacia el año 1000, dos obispos francos utilizarán para explicar la sociedad y urdir su modelo político. Pero antes de hablar de eso, demos una vuelta por la historia y alrededor del Mediterráneo.

El retrato más antiguo conocido de Agustín de Hipona
Agustín de Hipona. Fresco del siglo VI, San Juan de Letrán, Roma | Wikipedia

Hipona, Numidia, siglo V: Agustín niega la perpetuidad del tiempo. Dios, único ente eterno, ha creado el tiempo dotado de inicio y fin; el tiempo primigenio ha muerto, ¡hágase la voluntad divina! Este erudito aprueba la guerra si es justa, sin odio y declarada por el emperador.

Agustín se esforzó en romper (…) el antiguo tabú de sangre (…) del pacifismo original (de los primeros cristianos)”.3 

Jerónimo de Estridón escribe:

“La civilización se desmoronaba bajo los golpes de los bárbaros (…) a causa de los pecados de los cristianos”; 4 

Agustín de Hipona pagará con la vida por esos pecados ajenos, a manos de los vándalos, durante el asedio de Hipona. ¿Justicia divina o cruel paradoja de la historia?

Galia, siglo V: los pueblos germánicos se reparten los despojos de Roma. Excepto los francos, casi todos son cristianos, pero arrianos: no aceptan la divinidad de Jesús. El rey Clodoveo se hace bautizar por el obispo de Reims; en nombre de la Iglesia Católica, combate a los paganos y a los arrianos. Es la guerra justa autorizada por Agustín de Hipona. A los recién llegados, sin embargo, les cuesta renunciar a los arquetipos. Necesidades de mitos politeístas, estos católicos noveles veneran a los santos, otorgándoles poderes sobrenaturales específicos y creando un nuevo panteón cristiano: el santoral. Parece que los visitantes del norte no acaban de entender muy bien eso del monoteísmo. 

La Iglesia acepta sus mitos canoniza sus dioses, bautizándolos, dándoles un nuevo sentido y haciéndoles sitio en la liturgia católica; intentando “cristianizar la espiritualidad germánica ligada a las armas”. 5  Los bárbaros loan la guerra. La espada, icono por excelencia de la mitología nórdica, toma un nuevo significado mediante el ritual de jurar sobre la cruz de la empuñadura. El guerrero, repudiado por los cristianos desde que Jesús mandó envainar su espada a Pedro, es ahora un héroe, defensor de la cristiandad contra infieles y herejes. Curas y monjes por la oración y caballeros mediante las armas preservan y libran ahora del mal al pueblo de Dios.

L’Imperi Romà d'Orient o Imperi Bizantí
El Imperio Romano al morir Justiniano | Sàpiens

Constantinopla, Imperio Romano, siglo VI: Justiniano el Grande derrota a los vándalos, restaurando en parte el orden en Occidente, inmerso en el caos de las invasiones bárbaras. El emperador bizantino es el autrokrator, el que gobierna por sí mismo, el monarca absoluto,

 

“el jefe del estado y del ejército, el juez supremo, el único legislador y el protector de la Iglesia y la fe verdaderas, (…) el Βασιλεύς των Ρωμαίων*” 6 

*Vasiléus ton Romaíon: Rey de los romanos.

No es Dios, pero es su heraldo en la tierra y el jefe de la Iglesia. El emperador es el

“heredero de la lengua, las ciencias y las artes de la Grecia antigua”. 7  

Su poder no le viene por linaje. Cualquier hombre, noble o plebeyo, local o extranjero, puede alcanzar el trono de Bizancio si es cristiano y culto.

Justiniano es un buen ejemplo. De origen humilde y legua latina, aprende filosofía, política y derecho en Constantinopla. Jefe espiritual y legislador del Imperio, proclama por ley la creencia en la trinidad postulada por Atanasio. Bizancio emplea el discurso lógico de los griegos para justificar dos órdenes imaginados: el estado romano y la religión cristiana.

Ostrogorsky explica Bizancio en base a un esquema trifuncional:

La estructura romana de estado, la cultura griega y la fe cristiana (…). La supresión de uno de estos tres elementos haría inconcebible el fenómeno bizantino”. 8 

En Occidente, en cambio, la realeza se debilita, la aristocracia gana poder y desprecia la cultura, que permanece arrinconada en claustros y monasterios. A finales del siglo VII el mayordomo de palacio Pépin d’Herstal se hace con el control del Reino Franco. Su hijo bastardo, Charles Martel salvará Europa de la barbarie que viene del sur. Cerca de Poitiers, este príncipe de la fe, encarnación arquetípica del arcángel Miguel venciendo a Lucifer, derrota a Abd-ar-Rahman y hace retroceder a los africanos hasta detrás de los Pirineos. Un siglo antes, el arcángel Gabriel se aparecía a un nuevo profeta, mal lllamado Mahoma por los cristianos.

Expansió de l'Islam. S. VIII
Expansión del Islam. S. VIII | www.socialesarcas2

La Meca, Arabia, siglo VII: Muhammad predica el Islam: la sumisión al Único Dios. Perseguido por los politeístas, huye a Medina, donde no necesita de razonamientos lógicos para convertir a los infieles; la espada es asaz convincente. Sólo los monoteístas -judíos, cristianos y zoroastristas- que pagan la dhimma -protección- y los conversos se libran de la yihad. A fuerza de razias y tributos, los Omeyas extienden el califato desde el Indo hasta el Atlántico. La suya no es “una guerra misionera: su objetivo no es convertir, sino conquistar”. 9  El Cristianismo se había servido de Roma para esparcirse por todo el mundo; los árabes utilizan el Islam para extender su imperio. La fe al servicio del poder.

El hombre crea el mito y lo emplea para satisfacer su instinto animal de lucha por el territorio.

“En las circunstancias apropiadas los mitos pueden cambiar rápidamente”.10 

Estas circunstancias se dan en los territorios ocupados por los árabes: mantenerse fiel a la propia fe sale más caro que convertirse al Islam… y es más inseguro, también. Pero, ¿cómo una tribu de mercaderes puede forjar un imperio tan inmenso? ¿Cómo hacen estos comerciantes del desierto para dominar a pueblos tan diversos, más acostumbrados que ellos a la guerra? Haciendo lo que mejor saben hacer: negociar.

Los árabes mercadean, pactan; dan para recibir -el win-win, como se dice ahora-, pero no tienen una organización apta para un imperio y la toman prestada de los estados conquistados, dejando el poder político y administrativo en manos de nobles locales, siempre que paguen religiosamente y hagan la khutba -sermón del viernes- en nombre del califa, quien conserva el poder espiritual. Separación de poderes y economía de recursos. Si tienes un ejército poderoso enfrente, antes de salir mal parado, llega con él a un acuerdo. Así, las hordas turcas ensanchan el imperio por levante mientras los bravos visigodos, conversos -convencidos o por conveniencia- unos y otros al Islam, lo hacen por poniente. Los árabes se ahorran el coste del ejército y se establecen por todo el nuevo territorio como élite conquistadora. “Francos, bizantinos e indios detendrán a las tropas musulmanas, que acabarán, a mediados del siglo VIII, abandonando su política expansiva”.11 

Imperis bizantí, islàmic i carolingi a la Mediterrània del segle IX
Imperios bizantino, islámico y carolingio en el s. IX

Roma, día de Navidad de 800: El papa León III corona a Carlomagno según el ritual bizantino, dando al reino de los francos el estatus de imperio. Al arrodillarse ante el nuevo emperador, lejos de humillarse, el prelado pretende situar el báculo papal por encima del cetro imperial. Ahora el rey es Carolus Imperator gratia Dei… y gracias al papa, también. El Mare Nostrum es cosa ya de 3 imperios.

La ceremonia, sin embargo, no es del gusto de Carlos. Él, acostumbrado a coronarse a sí mismo en cada conquista; venido a Roma para salvar al santo padre de quienes le acusan de adúltero y quieren sacarle los ojos; él, que restituye al pontífice en el trono papal, ¿ha de verse coronado por su súbdito? Carlomagno es el nuevo David, elegido por Dios para “proteger y dirigir hacia la salvación al Imperio, la Iglesia, la cristiandad“. 12 No necesita el visto bueno de un capellán. La lucha entre los dos poderes está abierta y se prolongará por muchos años. El pueblo sufrirá sus peores consecuencias.

Los 3 órdenes de la sociedad medieval: clero, nobleza y plebe, en una miniatura del siglo XIII | Wikimedia Commons

Europa, albores del año 1000: dos obispos francos, Adalbéron de Laon y Gerard de Cambrai se sirven de la trifuncionalidad indoeuropea para explicar la sociedad y urdir su modelo político en favor del clero.

3 órdenes: unos, ungidos de santidad y sabiduría, oran, otros guerrean y los demás laboran. El clero habla la lengua antigua y mágica de los evangelios; predica el fin de los tiempos y tiene el poder de perdonar los pecados, exorcizar los demonios y excomulgar a los impíos. La nobleza, inculta y guerrera, tiene la fuerza de las armas y el miedo a aquello que ignora y que sólo conocen los clérigos: la voluntad de Dios. Unos y otros se amparan y se temen a la vez. El 3er orden, la plebe, les sustenta a ambos con el sudor y los diezmos y a ambos les teme.

Europa es un maremágnum de reinos, ducados y condados donde “la Iglesia se vio privada de la protección real; (…) sólo disponía (…) del arma ideológica de la enseñanza y la predicación, (…) y la transmisión de los sacramentos”; 13  al caos feudal opone el mito de la paz de Dios.

Dos siglos más tarde, el Islam llama a las puertas de Constantinopla, el papa Urbano II convoca la 1ª cruzada y promete el paraíso a los muertos en combate. Es la guerra santa, que ha llegado a este mar mítico para quedarse por los siglos de los siglos…

En el reino animal, dos individuos luchan por el control de unos recursos: alimento, apareamiento, territorio… El vencido se somete, migra o muere; no comparte el botín del vencedor. El hombre, como animal que es, somete a los pueblos vencidos.

Cristianismo e Islam postulan la igualdad de los hombres ante Dios, un mito imaginado contra natura. Los Imperios Bizantino, Islámico y Carolingio, crecen en base a ese mito, señoreando a los vencidos y predicando a la vez la igualdad. Tarde o temprano, los sometidos reclaman su derecho a compartir el estatus del invasor; aparecen facciones, sectas y pretendientes al trono. El imperio crece pero se debilita y se deshace, víctima de su propio ideario; a largo plazo, uno y otro son incompatibles por definición. Religión o imperio; arquetipo o ley natural; mito o logos: uno de los dos está de más. Cristianismo e Islam sobreviven a los imperios que los amparan. La tercera fe en juego, la judaica, privada de territorio propio, también perdura a pesar de la diáspora y de su carácter no ecuménico, o tal vez por esa misma causa. 3 personas, 3 imperios, 3 credos, 3 órdenes, 3 poderes: somos indoeuropeos y necesitamos reducirlo todo a la tríada para explicar el mundo.

Louis Leakey | Wikipedia

Hoy, pretendemos usar un discurso lógico cuando hablamos de igualdad, derechos humanos o paz mundial. El discurso lógico está basado en verdades inmanentes. ¿Son la igualdad, los derechos humanos y la paz realidades inmanentes o modelos imaginados basados en la repetición arquetípica de los valores del Cristianismo?

Tal vez, parafraseando a Louis Leakey*,

 

“ahora deberíamos redefinir mito, redfinir logos o aceptar que el discurso lógico es un mito“…

pero que, sin los mitos, el Homo sapiens está abocado a su extinción.

*Louis Leakey: paleontólogo, antropólogo y arqueólogo keniano, mentor de Jane Goodall. En respuesta a un telegrama en el que Goodall afirmaba haber observado a chimpancés fabricando herramientas, Leakey contestó:

“Ahora debemos redefinir herramienta, redefinir hombre o aceptar a los chimpancés como humanos”. 14

Y ya está! Ahora, si no estás harto aún de tanta historia, macerado de tanto Mediterráneo y empalagado de tanta humanidad, puedes leer Palabra y Cocina, un trabajo que redacté para el seminario Grecia, ayer y hoy, de la UOC, y que completa esta pentalogía de comidas de coco, que me ha dado un buen puñado de buenos ratos de lectura, reflexión y escritura… y también algún que otro ataque de nervios a la hora de entregarlos a tiempo.

 

 Notas 

  1. Yuval Noah Harari (2013). De animales a dioses: Breve historia de la humanidad. (pàg. 34) Barcelona: Penguin Random House Grupo Editorial, 2014. Vuelve al texto
  2. Georges Duby (1978) Los tres órdenes o lo imaginario del feudalismo. (pàg. 4) Barcelona: Argot, 1983. Vuelve al texto
  3. Jean Flori (2004) Guerra Santa, Yihad, Cruzad: Violencia y religión en el Cristianismo y el Islam. (pàg. 21) Universidad de Granada / Universitat de València (“Biblioteca de Bolsillo”, 13). Vuelve al texto
  4. Jean Flori (2004) Guerra Santa, Yihad, Cruzad: Violencia y religión en el Cristianismo y el Islam. (pàg. 19) Universidad de Granada / Universitat de València (“Biblioteca de Bolsillo”, 13). Vuelve al texto
  5. Jean Flori (2004) Guerra Santa, Yihad, Cruzad: Violencia y religión en el Cristianismo y el Islam. (pàg. 25) Universidad de Granada / Universitat de València (“Biblioteca de Bolsillo”, 13). Vuelve al texto
  6. Roberto Andrés Soto Ayala Introducción a la Grecia bizantina. (pàg. 3) Materials didàctics de la UOC. Vuelve al texto
  7. Roberto Andrés Soto Ayala  Introducción a la Grecia bizantina. (pàg. 4) Materials didàctics de la UOC. Vuelve al texto
  8. Roberto Andrés Soto Ayala Introducción a la Grecia bizantina. (pàg. 4) Materials didàctics de la UOC. De: Ostrogorsky, Georg (1984) Historia del Estado Bizantino. Madrid: Akal Vuelve al texto
  9. Jean Flori (2004) Guerra Santa, Yihad, Cruzad: Violencia y religión en el Cristianismo y el Islam. (pàg. 36) Universidad de Granada / Universitat de València (“Biblioteca de Bolsillo”, 13). Vuelve al texto
  10. Yuval Noah Harari (2013). De animales a dioses: Breve historia de la humanidad. (pàg. 34) Barcelona: Penguin Random House Grupo Editorial, 2014. Vuelve al texto
  11. Carles Vela Aulesa Les perifèries de l’Occident medieval. (pàg. 36) Materials didàctics de la UOC. Vuelve al texto
  12. Jean Flori (2004) Guerra Santa, Yihad, Cruzad: Violencia y religión en el Cristianismo y el Islam. (pàg. 70) Universidad de Granada / Universitat de València (“Biblioteca de Bolsillo”, 13). Vuelve al texto
  13. Jean Flori (2004) Guerra Santa, Yihad, Cruzad: Violencia y religión en el Cristianismo y el Islam. (pàg. 78) Universidad de Granada / Universitat de València (“Biblioteca de Bolsillo”, 13). Vuelve al texto
  14. Jiménez Conejo, A.M. Las herramientas de los animales. [article en línia]. Fieras, alimañas y sabandijas. Revista de divulgación zoológica.  [Data de consulta: 26 de març de 2016]. <http://www.galeon.com/fierasysabandijas/arcart/herramien.htm> Vuelve al texto

 

Bibliografia

Cervelló Autuori, Josep; Núria Torras Benezet; Palet Martínez, Josep Maria Civilitzacions europees antigues. Materials didàctics de la UOC.

Duby, Georges (1978) Los tres órdenes o lo imaginario del feudalismo Barcelona: Argot, 1983

Flori, Jean (2004) Guerra Santa, Yihad, Cruzad: Violencia y religión en el Cristianismo y el Islam. Universidad de Granada / Universitat de València (“Biblioteca de Bolsillo”, 13)

Harari, Yuval Noah (2013). De animales a dioses: Breve historia de la humanidad (Sapiens). Barcelona: Penguin Random House Grupo Editorial, 2014.

Ostrogorsky, Georg (1984) Historia del Estado Bizantino. Madrid: Akal

Pili, Roberto “L’època de les croades” Història política de l’Occident medieval. Materials didàctics de la UOC.

Salicrú Lluch, Roser Institucions medievals. Materials didàctics de la UOC.

Soto Ayala, Roberto Andrés Introducción a la Grecia bizantina. Materials didàctics de la UOC.

Vela Aulesa, Carles Les perifèries de l’Occident medieval Materials didàctics de la UOC.

Share