De repente, percibí una presencia.Retiré el ojo del visor y giré la cabeza a mi derecha para ver la figura de un hombre en una gabardina gris bajo un sombrero de fieltro, de pié en la cubierta superior con la vista perdida en el horizonte.