Disponible en: Catalán

Share

tarado

Fuente: WordReference.com

 

No soy tetrapléjico; estoy tetrapléjico. La tetraplejia es un estado, una enfermedad, un defecto; no una condición. Tampoco soy discapacitado ni inválido ni minusleches. Llamemos a las cosas por su nombre. Tengo una tara y bastante grande, me parece. Digamos pues que estoy  tarado y punto.

Me gusta llamar a las cosas y a la gente por su nombre. Si te fijas, cambiamos de eufemismos a medida que van tomando un cariz peyorativo: baldado, tullido, inválido, subnormal, minusválido, discapacitado… son palabras que en su momento se usaron sin ánimo de ofender, sino con la llana intención de evitar el eufemismo anterior, caído en desgracia. Un ejemplo evidente es “subnormal“, tecnicismo que tiempo atrás se escogió para referirse de manera educada a quienes padecen una deficiencia psíquica y que significa sencillamente “por debajo de lo normal”. Hoy es un término proscrito, malsonante y políticamente incorrecto; lo mismo pasó con “retrasado” y más tarde con “deficiente mental“.

La malicia de los imbéciles acaba siempre por arruinar las buenas intenciones y superar la torpeza de los inventores de eufemismos.

Ahora nos llaman dependiente (creía que esos eran los que despachan en las tiendas) o también “personas con movilidad reducida“. ¡Tócate las narices! Cada vez me ponen más difícil explicar cómo estoy. Me gustaría verles escribirlo con la boca.

Y la última incorporación a esta pequeña historia del léxico para “tarados” (usado aquí con doble sentido y algo de mala leche) es “persona con diversidad funcional“, una denominación que podría aplicarse perfectamente a Rafael Nadal, que tanto le da usar la derecha como la izquierda. Parece que no saben cómo hacerlo para ocultar o edulcorar la realidad y yo no necesito esconder nada, no me van los edulcorantes artificiales y me gusta llamar a las cosas por su nombre.

Así, me planteaba un par de opciones: baldado, tullido, inmóvil, más poética pero poco explícita y la que a mí me gusta más, pese al sentido despectivo que ha tomado con el tiempo o tal vez precisamente por eso: tarado: corta, sencilla, capicúa, de 5 letras (en catalán: tarat) como mis 4 nombres -Rafel Àngel Jaume Jaume, tarat- y precisa:

Tarado.- Defectuoso; que tiene tara.

Me gusta esta palabra y me paso por donde tú sabes lo que quiera decir la gente al usarla.

Share